16 de febrero de 2014

16II14

Trazo las líneas, siempre lo hice, en espirales y curvas y tangentes. Nunca en rectas, ni en ángulos, esos no son reales. Y ahora no entiendo dónde estamos. Es una pregunta en un sentido literal y figurado que solamente yo entiendo, creo. No estamos en donde nos dicen, no estamos donde queremos, no estamos donde hacemos. Yo veo esa línea que hace que pueda encontrarme a mí y a ustedes, pero no entiendo qué es lo que atraviesa. En sentido figurado. Y no entiendo por qué sigue existiendo, en sentido literal.
No estamos ahí, donde tampoco queremos, entre todos esos exégetas de telenovelas, hipócritas cósmicos, ni orbitando el eje de una pantalla, ni durmiendo mientras estamos despiertos. Pero no entiendo por qué sigue existiendo la línea. Aunque no tengan sentido las distancias ni la separación, si yo no hablo del mundo.
Estás, están ahí, al abrigo del centro, emborrachados en sus rayos, vibrando sus rayos, reproduciendo sus rayos, deambulando en sus rayos, 
respirando sus rayos, resistiendo sus rayos y sonríen.
Y acá, en mi mente tormentosa, con sus ráfagas arrasadoras, sus mares encrespados, sus noches eternas, su escarcha cotidiana, 
acá siempre es invierno.

7 de febrero de 2014

I can't remember when it was good, moments of happiness elude
maybe I just misunderstood
All of the love we left behind watching the flashbacks intertwine
memories I will never find..
So I'll love whatever you become
and forget the reckless things we've done
I think our lives have just begun, I think our lives have just begun
And I'll feel my world crumbling, I'll feel my life crumbling, I'll feel my soul crumbling away
and falling away, falling away with you.
Staying awake to chase a dream, tasting the air you're breathing in.. 
I know I won't forget a thing
Promise to hold you close and pray, watching the fantasies decay
Nothing will ever stay the same; and all of the love we threw away
and all of the hopes we've cherished fade, making the same mistakes again 
Making the same mistakes again...
And I'll feel my world crumbling, and I'll feel my life crumbling and 
I'll feel my soul crumbling away and falling away,
falling away with you..

All of the love we left behind watching the flash backs intertwine
Memories I will never find
Memories I will never find.

5 de febrero de 2014

04II14

Yo sigo estando en mí. Me fui de muchos lugares muchas veces, pero jamás del todo. Uno jamás se va del todo de ningún lugar en el que haya sido. Jamás se está realmente en ningún lugar, salvo en uno, que es todo de todas formas.
Todavía vamos a verlos, todavía los escuchamos. Nunca voy a tener un buen motivo para dejar de enojarme mientras siga viviendo en el mundo porque así es como alguna vez algo va a encenderse.
Asique dejen de simplificar todo. Es mentira, no es simple. Se están mintiendo a sí mismos, en sus propias caras. Son ustedes los que no están viendo, son ustedes los que eligen no entender, no escuchar. Dejen de tomarse como idiotas, ya existen demasiadas cosas preparadas específicamente para tomarnos a todos de idiotas como para sumarnos nosotros también. Guarden todos sus palabras en un cofrecito dorado brillante de esos que les gustan a sus abuelas y olvídense de que existen. No sirven para un carajo. Todo lo que creen estar diciendo está deliberada, premeditada, cínica, sádica y artificiosamente elucubrado para que un montón de pobres idiotas con la suerte ridícula de estar por encima de la media general de autómatas descerebrados crean que son dueños de sí mismos. 
Yo ya encontré la libertad, y a veces me gustaría prestársela por un rato a mucha gente pero eso es imposible y no tiene sentido, y ya sé que no tiene sentido. Asique sigo acá esperando que alguien eventualmente se golpee la cabeza después de leer esto, o cualquier otra cosa que trate de decir algo, y se le abra un pedacito, una grieta diminuta del canal y alguna mente escuche aunque sea un poquito y encuentre la contradicción; estas también son palabras que no dicen nada pero todos nos entendemos de todas formas. 
Y todos los días pasa el desfile de autómatas descerebrados a hacerme creer que yo soy la que funciona mal, la pesimista antitodo que no entiende que es imposible, ingenuo, estúpido y utópico lo que está diciendo. Pero sinceramente no me interesa eso. Me interesa lo simple y lo simple no es lo fácil, lo simple es lo difícil, es esa mínima diferencial que hay que encontrar enroscándose como un enfermo en pulir, una, dos, y un millón de veces hasta sacarle a la realidad toda la carga hedionda de conceptos, convenciones, imposiciones, demandas, imperativos, valores, estructuras, distracciones, blackberrys, revistas sobre qué tan flaco, rubio, lleno de guita, imbécil, irrelevante, vacío hay que ser y estar para creer que se significa algo en esta demencia senil generalizada en la que vivimos todos, para recién ahí, pensar, algo, una sola cosa que abra la puerta. Está ahí. Está en todas esas excepciones que deambulan a la luz del día y la de la noche, en la música, en los libros, en la calle, en los árboles, en personas que deciden ser su mente y que caminan por las mismas calles y comen la misma comida horrible, porque también tienen que vivir acá. 
Asique no me digan nada. Ya estoy podrida de escucharlos. A todos y cada uno de ustedes. Con sus egos mutantes, su complejo de inferioridad en cada esfuerzo puesto en la frivolidad, sus cosmovisiones de librito de autoayuda, su nuevo fundamentalismo, su superficialidad patológica.
Entonces ahora hablo yo, que le digo que no a todo y que al mismo tiempo, jamás le diría que no a alguien que quiera pensar. Si solo me tuviera en cuenta a mí, y tuviera la elección, no estaría en este mundo, ni un instante más. De hecho, si realmente pudiera elegir, ya se hubiera acabado el mundo, no tiene sentido seguir estirando el momento a expensas de esto. Pero los entiendo, entiendo a todos y me cansé de entenderlos y que eso no sirva jamás para nada. Y sigo eligiendo pasar el rato tratando de encontrar el camino mental por el cual cualquiera, cualquiera que se acerque se acuerde de que en realidad, no es una perdida de energía circulando por ahí. Y cuál es la materia prima? Millones de personas en todas partes que creen que lo más importante en el mundo es tener un teléfono del orto con android. Y mientras tanto me dicen que tengo que hacer cosas productivas y que solamente estar en contra no sirve de nada y piensan cuál es el próximo par de zapatos van a comprar o qué tan rico va a estar el pollo, o cuál fue la mina más culona que se garcharon, o qué pueden hacer para creer que tienen una opinión formada sobre una institución que les rompe el culo hasta cuando duermen, o qué excusa pueden inventar para no quedar mal con alguien que no les importa realmente.
Esta la única respuesta coherente en última instancia a cualquier planteo, de cualquier índole, que alguien alguna vez haya dicho o vaya a decir enfrente mío:
Por qué todo me parece una vergüenza? Por qué no lo acepto? Por qué critico sistemáticamente cada cosa humana que me pasa por adelante? Por qué creo que nada de lo que -casi- nadie que haya escuchado alguna vez es aceptable? Por qué todo me genera rechazo? Por qué vivo con ganas de vomitar? Por qué no me adapto ni siquiera un poco? Por qué los dolores de panza? Por qué las ojeras? Por qué no voy a la facultad a exigir que hagan lo que tienen que hacer? Por qué siempre la cara de orto? Por qué no ''corto lazos''? Por qué no sigo la rutina cotidiana de la gente 'normal'? Por qué no voy a comprar ropa nueva? Por qué siempre la negativa? Por qué exagero tanto? Por qué cierro siempre la puerta de la pieza? Por qué no me duermo más temprano? Por qué te respondo que estoy loca cuando me comés la cabeza con tu mierda de otro siglo? Por qué tantos cigarrillos? Por qué fumo porro? Por qué no saco un turno para que me digan que estoy muy flaca? Por qué siempre es blanco o negro? Por qué no quiero la misma mierda que todos quieren?
Porque estoy harta, de que ustedes, especie humana asquerosa, detestable, incoherente, infumable, inconvivible, escatológica, depravada, ignorante, indiferente, inconsistente, obsoleta, ya no sean más que un insulto a este universo, y todos los demás, a la mente, la existencia, a cada una de las estrellas.
Y la cuestión es, al insultarlos a ellos con sus existencias mediocres, congéneres, me están insultando a mí, a él, a ella, al árbol de la puerta de mi casa, a mis perros, al gato de al lado, y a cada cosa viva que destrozan un poco más todos los días con su basura.
Y ya no pienso soportar eso ni un solo parpadeo más.

02VIII17

Lo que no se pierde ni se encuentra habita siempre en su lugar Incluso cuando es ignorado, incluso cuando es malentendido. Hemos unido lo...