11 de noviembre de 2013

11II13

Cuando empiezo a inducirme, cuando pienso
compulsivamente
cuando me golpea la claridad y los conceptos se conectan
se encadenan y se unifican y se revelan como lo que son
invenciones, ridículas, máscaras.
Cuando siento la realidad, cuando me sobrepongo a ella
cuando supero la razón humana,
me tolero a mí misma solamente si abandono la humanidad
la humanización nauseabunda repugnante soberbia corrupta y corrompida
en esos instantes entiendo que no soy compatible con el mundo.
Soy su negación 
en el agobio, en el agotamiento, inherente, constante
de detestar-lo y que me detes-te
ese mundo asqueroso de seres acartonados
terratenientes de la insignificancia
estrategas de la estupidez
maestros de la ignorancia
monarcas de la inmundicia
dioses de la indiferencia
que tocan madera y se persignan si se les sugiere la empatía
imbéciles, víctimas y victimarios de la escoria que producen
cada vez que respiran, que abren la boca
mientras siguen cerrando los ojos, cerrando los oídos
y levantando murallas de ilusiones y fantasmagorías
para no comprender la irrealidad, imposibilidad
de algo que no saben merecer.
No quieren recordar lo que saben
no quieren ser jamás lo mejor que tienen.
Qué sentido tienen las paredes
las casas, las mesas, las pantallas, las calles
los relojes.
Cuál es el objeto del deseo, 
                             del desastre
                             de las palabras.
Qué hay que hacer para creer 
                    y para despertarse.
Cómo poner al margen el vaciamiento [el vacío
                                       lo efímero del placer,
el eterno terror de solamente sentir seguridad
en un lugar que no es un lugar,
sino una persona y no una persona
sino lo que existe detrás, a través:
el universo que nos hace, la emanación que nos conecta
la atmósfera del cosmos olvidado
que es uno y el mismo y vibra
nos llama y reclama
y solamente sé responderle viendo(te).

12X17

El punto no es llegar, nunca lo fue el punto está en todos estos devenires esto que es, que no es,  que se crea a sí mismo, de vez en cua...