25 de marzo de 2013

250313

Acercarse al centro, al principio, la razón de ser,
el trasfondo que encausa cada instante de la mente, de la luz
para ascender, verticalmente, fundirse en el infinito a consciencia
convivir la realidad como fracción del todo y no
desvirtuarlo en una fracción de lo real.
Nada puede interpretarse en lo precario de la racionalidad.
Todos están tan lejos y yo estoy
sola con mis respuestas en esta torre de superficialidad
todos están ciegos y no puedo hacer más que contemplarlos
y sentir su vacío
como si me perteneciera.

02VIII17

Lo que no se pierde ni se encuentra habita siempre en su lugar Incluso cuando es ignorado, incluso cuando es malentendido. Hemos unido lo...