24 de julio de 2012





no lo soporto no puedo tolerar la más mínima alteración, tengo los nervios cristalizados la paciencia consumida las ganas de todo y de nada reducidas a nada, a las mismas cenizas a de los 500 cigarrillos que hago mierda por día y a vos no te importa nada, y ellos no entienden nada, y yo no dejo de exagerar. no puedo, no puedo, todo es tan ridículo,
no sé en que momento dejamos de tener sentido.
se suponia que no tenía que ser tan así.
Mi casa tan lejos del mar
mi vida tan lenta y cansada
Quién me diera tenderme a soñar
una noche de luna en la playa!

Morder musgos rojizos y cálidos
y tener por fresquísima almohada
un montón de esos curvos guijarros
que ha pulido la sal de las aguas.

Dar el cuerpo a los vientos sin nombre
bajo el arco del cielo profundo
y ser toda una noche, silencio
en el hueco ruidoso del mundo.

17 de julio de 2012

fuck.

Parece un chiste que después de toda esa mierda me de cuenta de que, justamente, toda esa mierda me trajo únicamente a esto, a caer que si existe algún problema, está tatuado en mi cerebro. Mi cerebro. Mi problema. El problema siempre es conmigo, soy la única cosa con la que tengo problemas, soy la única con la que no puedo arreglarlos. Entonces espero. Y sigo pensando. Y no se van. Ellos se quedan y yo espero y es impresionante lo poco que tardan las cosas en dejar de tener sentido, la espera se convierte en rutina y el planeta ya no es tan horrible y la gente deja de existir y lo único que importa es el lugar donde estoy parada y las palabras que no sé decir.

No me hables más, no me preguntes qué pasa, nada está pasando, nada jamás pasó. No ves que no puedo hablar de mí, no ves que lo único que consigo haciendo eso son ganas de vomitar cuando intento responder algo? No ves que no puedo explicar ni una de las cosas que hago digo y pienso? No entiendo nada, no entiendo nada y nadie es capaz de entenderlo y dejar que me lo reproche tranquila y sola, encerrada como siempre en mí misma, que parece ser el único lugar en el que tolero el mundo.

10 de julio de 2012

100712

Es este comienzo de este terminar, este terminar que empieza en mí.
Esta noche que es otra noche y ese día que no es un día más
Esta noche que junta ésa noche y aquella y que sólo es hoy,
presente proyecto de futuro,
esa sobremesa de semana de rutina, pero no
ese libro abierto y cerrado, abierto y cerrado infinitas veces
ese padre dormido a dos metros y tan lejos pero tan cerca.
Ese televisor encendido que habla y habla
y nadie lo escucha y sigue hablando.
Esa cara que se desdibuja, emerge de donde sea la guardé alguna vez
vuelve vuelve y siempre es igual,
sonrisa de sábado impregnado en psicoactivos
aliento cósmico de otra noche de locura, todas las noches en esta noche,
la eternidad en esta noche, mi vida en esta noche, mi futuro en esta noche
y vos sos todas las noches.
Espiral de memoria, licuadora de recuerdos,
sinapsis a la velocidad de la luz.
Y la voz que suena y resuena, y no existe.
Soy esta espera que siempre fui, esta espera que ya no quiere esperar
estas manos llenas de estrellas, estas venas que estallan,
sangre inyectada en palabras, palabras que queman como ácido
ácido neutralizado con nicotina, ciudad del espanto,
pisos de alquiler en los suburbios de ayer y ayeres 
blancura de quirófano en medio del desierto, 
el relumbrar de tus ojos en medio del desastre cotidiano
en medio de la gente en medio del ruido en medio de la noche.
Profundidad de profundidades, cuánto te pensé, cuántas horas arrastrás,
cuántos minutos bien gastados en la risa, en la mente,
en cualquier esquina en cualquier planeta,
qué poco sentido tiene esto y todo lo demás cuando estar no cuesta nada,
cuesta tan poco que te olvidás que estás.
Qué importa, no importa, importa tener otro cigarrillo,
importa que no importes, hijo de puta y cómo importaste.
Pero no no no qué sentido tiene si ya pasó,
pasó y yo pasé por arriba, por abajo por el medio
y elegí no elegir la respuesta, yo y no vos, vos no decidís nada,
vos te fuiste o mejor dicho, yo te fui.
No te fui nada, vos te fuiste pero mejor no vuelvas,
quiero que el pasado se quede donde no está porque no existe
y que el presente no termine nunca.
Basta de tiempo, basta de ir siempre hacia adelante,
Si nada empieza, nada termina y todo se mueve, gira, 
y ya estoy mareada, cansada, 
y qué bien se siente no saber dónde estás parada.
Y si insomnio es mi segundo nombre,
y si las calles mojadas se pierden en el horizonte, como vos, como yo
y si mis ojos están inyectados en sangre y mi sangre inyectada en miradas, tampoco importa.
Será la vida que se me escapa,
los minutos en su carrera infinita alrededor del reloj,
será un poco de todo lo que soy.
Serán las palabras que vomito incansablemente aunque no sé qué dicen,
no pueden decir, no puedo entender
es ese cigarrillo que se enciende con un golpe
esa ceniza que se funde en el agua que fluye como las palabras del televisor
como el sueño de ese padre como la rutina la sobremesa
la noche que se funde en el día
el final que empieza el comienzo que termina
la histeria que me consume las palabras que no se acaban y vos, yo,
las noches, la sangre, el cigarrillo que se apaga,
el horizonte que empujan mis segundos
y ya están por alcanzar.

12X17

El punto no es llegar, nunca lo fue el punto está en todos estos devenires esto que es, que no es,  que se crea a sí mismo, de vez en cua...