10 de mayo de 2012

Todo lo que me rodea se aleja de mi. Todo lo que veo se aleja de mí.
Bailando se aleja de mí; flotando, se aleja de mí.
Y vos llegaste una mañana.
Te acercaste una noche y acá estás,
acá estoy.
Cómo iba a creer sino en la falsedad del destino?
A sucumbir en los torrentes
A encontrarte.
Cómo despertarme a la mañana y no odiar
los pasos que me arrastran, los ruidos de la ciudad.
No, no pienses que te escribo a vos.
Me escribo a mí, le escribo a eso que no puedo identificar.
El cansancio me nubla la vista
y las palabras exceden mi conciencia y otra vez la contradicción,
no te conozco pero te regalo mi aliento
y derribo los muros de mis prejuicios para
abrazarte con los ojos y creer que sos real
y respirar tu silencio
y el mío.
Ya no puedo pretender que esto no existe
ya no puedo pormenorizar las malas pasadas de la vida
ni hacer oídos sordos a las palabras que no supe decirte.

5XII17

Si no versara la realidad sobre la reconstrucción la idea y la escencia; Si no existiésemos por fuera de nuestra autoconciencia nuestra p...