31 de octubre de 2011

Callate, no me conocés, no sabés nada, no sabés quién soy qué soy qué hago.
No hables por mi, no pongas más palabras en mi boca,
va a llegar el día en que te las vomite todas en la cara y no te va a gustar.
O me vaya, y no me veas nunca más ni la sombra.
Y tampoco te va a gustar.

23 de octubre de 2011

240711

Hoy todo está oscuro, hoy la lluvia cayó incesante
y borró con ella todos los significados.
Hoy no me reconozco, no me encuentro en mí misma,
ni fuera de mí.
Hoy puedo ver con claridad mi imagen en el reflejo del espejo
y  paradójicamente,
no estar tan segura de éste como del otro lado de él.
Y estas vidas en las páginas de un libro ancestral
que jamás existieron y en su propia fantasía
me devuelven a la realidad,
fugaz, y cruel, y real.
Y qué si todo se incendiara en el final?
Yo seguiría viendo
la cara la mirada de la revolución
cada vez que abro los ojos
aunque esté olvidándote a cada latido.

10 de octubre de 2011

Un día más.



Sed. Llega el anochecer, dinero o placer, todo a distorsionar.
Más, reírme sin parar, llegar donde tú estás, no hay mucho por hacer.
Voy, con el viento a favor, aireando mi adicción, envejeciendo más y más.
Me quema la impaciencia, estoy pero no estoy.
Me escuece la conciencia cuando dan las dos.
Quiero romper el aire de una nube de rostros y voces,
quién sabe lo que esconden, ni que pensarán mañana al despertar.
Mal, cambiar la realidad, hablando por hablar, hay ganas de actuar.
Tú, ni contigo ni sin ti. Qué más puedo decir si ya no sé quién soy?
Ves? mis ojos son mi fe, tu sexo sabe a miel. Empieza a clarear.
Alarde de ciencia necesario pa pagar. Derroche de prudencia si no quiero explotar.
Enamorarse cada vez.
Una nube de rostros y voces, quién sabe lo que esconden
ni que pensarán mañana al despertar.

Me quema la impaciencia, estoy pero no estoy.
Me escuece la conciencia cuando dan las dos.
Quiero romper el aire de una nube de rostros y voces,
quién sabe lo que esconden, ni que pensarán mañana al despertar.

2 de octubre de 2011

Cómo te explico. Cómo me explico esto.
Para qué quiero explicarlo? A veces soy tan normal que me sorprendo a mí misma.
Creo que me debo haber olvidado de algo, algo esencial que me permitía establecer diferencias.
Esto es un asco. Es un asco y yo me siento asquerosamente bien. Cosa que tiene todavía menos sentido.
Siempre me cruzo con las preguntas más insidiosas que me hacen cuestionar lo evidente.
Entonces salgo volando, a la deriva, a la locura, en cualquier dirección, porque no sé,
no sé cual es la realidad, ni dónde se supone que se va mi cabeza cuando te veo,
qué es lo que tenés y dónde lo escondés para que no me importe hacer las cosas que hago,
o pensar las cosas que pienso.
Es la superficialidad que me traiciona, es la vida que me invita, y yo, que jamás supe responderles en voz alta.

21VIII17

Escaparse preguntando los por qué aunque una sepa que no hay respuesta. Qué importa, ya lo sé, lo importante es escaparse mientras tanto....