28 de enero de 2011



I say the right things but act the wrong way, I like it right here but I cannot stay.

I watch the TV; forget what I'm told. Well, I am too young, and they are too old.

Oh, man, can't you see I'm nervous, so please, pretend to be nice, so I can be mean.

I miss the last bus, we take the next train. I try but you see, it's hard to explain.

25 de enero de 2011

Hate this & I'll love you.

La verdad es que ni yo pensé que mi plan de erradicar la plaga de boludos iba a ponerse en marcha y a empezar a 'dar resultados' tan rápido. Really. Me doy cuenta que es así porque me está dando lo mismo el fucking 'qué dirán' que tantas existencias complica (al parecer, la mía ya no). En fin. La cosa es que siempre supe que hay gente que no vale la pena, y que puede no valerlo por diversos motivos, sea porque parecen una cosa y son otra, porque dicen una cosa y son/hacen otra, porque no te valoran, o porque no les importás ni la décima parte de lo que te importan a vos, o al contrario, porque no te interesan, o sencilla y literalmente porque no sirven para absolutamente nada. Pero pocas veces, y ésta es una, puedo pasar del dicho al hecho. Y se siente bien, carajo. Me siento ir por 'el buen camino' por así decirlo aunque suene un tanto evangelizante (?) Tengo la sensación de estar captando las señales que se presentan por más pequeñas que sean o insignificantes parezcan (okay, cada vez más evangelizante) y tratando de no dejarlas pasar. Ya sé, no pasó ni un día pero por algún lado se empieza y no tengo intenciones de quedarme estancada (otra vez), ni de dejar pasar absolutamente nada por el típico miedo pelotudo al fracaso/rechazo/frustración/decepción etc.
Que sea lo que sea. 
Dos nombres menos en mi lista de boludos.
Un nombre más en mi lista de asuntos pendientes.

(No es que solamente escuche Muse y nada más pero, shit, siempre tienen una canción que representa exactamente lo que quiero decir & cómo lo quiero decir con el agregado de su genialosidad musical. Enjoy.)
Oh I am growing tired of allowing you to steal everything I have. 
You're making me feel, like I was born to service you, but I am growing by the hour.
You left us far behind, so we all discard our souls, and blaze through your skies, so afraid to die.
Cos I was born to destroy you, and I am growing by the hour. I'm getting strong in every way. Yeah, yeah.
You led me on, you led me on, you...
Oh, and I'm getting strong in every way, yeah. 
Yeah.



23 de enero de 2011

Fuck off.


Personalmente, sé que tengo muchas cosas que cambiar pero no me considero una pelotuda, ni una mina garca, ni una pendeja inútil. Y en los momentos en los que me doy cuenta que por comportarme de la mejor manera que puedo, hacer lo que creo que es mejor para los demás, a pesar que me cueste un huevo aceptarlo, porque sé que a largo plazo, debería tener el mismo efecto para mí, en momentos como éste en los que por ser exactamente como soy, como sé que soy, me termino ganando un dolor de panza épico, un nudo indesatable en la garganta y una o no sé cuántas noches carcomiéndome el cerebro y sin poder dormir, empiezo a pensar que, en realidad, no vale la pena nada, que el 90% de la gente es más de lo mismo y que los que no lo son, no lo son desde un principio, y que mejor sería cagarme realmente en todo y en todos. Porque cuando las cosas me importan una mierda, suelen salir como yo quiero, que ni siquiera es realmente lo que quiero, y porque cuando no es así, soy la única idiota que termina hecha mierda. La onda es que cuando me importan una mierda, realmente me importan una mierda y me dan igual los resultados, o sea que tampoco sirve para nada.
Igualmente, estando bien conmigo misma, me voy a autocomprometer a eliminar uno por uno a tod@s l@s imbéciles que superpoblaron sin que me diera cuenta mi mundo, y, aunque soy plenamente consciente que no está muy bien que digamos, a entender que en mi vida, la cosa más importante que tengo soy yo, la única a la que realmente me dolería fallarle es a mí, la única sin la cual no puedo vivir, soy yo.
El resto, se puede subir a una tortuguita y tomarse todo el tiempo del mundo para irse bien bien tranqui a la recalcada concha de su madre.

Perdón por el vocabulario vulgar. Tuve un día de mierda. 
En 'el resto', se excluyen exactamente cinco personas, 
tres de las cuales son integrantes de la mejor banda del mundo.
El problema no es no saber. Ni vagabundear emborrachado y ciego por un mar de soluciones que se esfuman cuando las creés al alcance de la mano, ni pasar horas y horas sin dormir dándo vueltas sobre un x asunto que te quita el sueño.
Se vuelve tedioso quizás el hecho de tener todo resuelto. Saber exactamente cómo, por qué, para qué y desde cuándo. Haber llegado, haber encontrado la respuesta a todos los acertijos, y que eso no sólo sea insuficiente, sino agobiantemente inútil.

18 de enero de 2011

Partamos de la base de que me levanté a las siete de la mañana. Llegué a casa y la encontré mágicamente llena de gente pronunciando palabras inentendibles relacionadas a la química orgánica, a pesar de que sea verano y a pesar de la hora. No podía dormir y no tenía un choto que hacer. Asique me puse a comer. Re locaso. Puse una película y me encerré en la pieza con más comida como si se aproximara el fin del mundo y tuviese que acumular provisiones para las generaciones futuras. Me dormí a las nueve y media de la mañana y me desperté recagada de calor a las dos de la tarde. Almorcé un segundo desayuno. Partí hacia mi tarea del día. Un viajecito en bondi al centro, asquerosamente hiperpoblado, con treinta fucking grados de calor pegajoso, en jeans y saquito. Llegué, y me dirigí al centro oficial de atención al cliente del pinche celular, con todas las ganas (¿?) de gastar más guita en otro pinche celular que al menos funcione, y no como los actuales, uno de los cuales es sordo y mudo y el otro fue horriblemente mutilado luego de una larga agonía. (Te voy a extrañar, w380. A vos y a tus parlantes. Si alguien tiene un w380 con vida, puede hacerse acreedor de un par de parlantes medio hechos mierda pero que se la re bancan). Entré. Me tropecé tres veces con el mismo escaloncito en un lapso de 15 segundos. Miré adentro. Lleno. Lleno hasta la geta. Filita, madre y hermana comentando las bondades de los diferentes aparatos que aparecen en la revista. Ya dije que estaba lleno de gente? Sí, llenísimo. Todos ellos teniendo charlas muy profundas sobre el avance de la tecnología al estilo:
Mirá, salió el nokia c46 8G , tiene cámara de 35.4 megapíxeles, memoria interna de 680 GB, GPS, Mp3, consola mezcladora, Ps3, televisión, conexión a internet ¡OBVIAMENTE! ; filma, edita, corrige, y sube videos, tiene encendedor, espejo y lápiz labial incluido, teclado qwerty y teclado alternativo por si se te rompe, video llamada, touch-screen, con la batería más rápida del mundo. -O sea, la que más rápido se agota.-, sismógrafo, te manda una alerta vía sms cada vez que Justin Bieber se tira un pedo y por 99.99$ adicionales trae el accesorio #/($(%$$ para los ratos en soledad.. HEEEEY, en esa parte dejé de escuchar (¿?). Todos fascinados. Yo pensaba, hace todo eso pero en la enumeración no está ni que llame ni que mande mensajes. Qué onda? En fin.Nos llaman. Pasamos al sector 'ventas'. Nos atiende una gordita con el pelo más hecho cajeta que yo, mal maquillada, gesto de 'tenía tres neuronas y se fueron de vacaciones', pantalón de vestir negro, camisita blanca y toda la onda de 'guarda conmigo'. Sorry, lo que pasa es que tenía pantalones de vestir viste.. no es cualquier cosa. Se sienta. Mi mamá empieza a explicarle de una manera totalmente normal y racional qué era lo que nos llevaba hasta ahi. Es decir, comernos el garrón del calor, la gentuza, la espera, NO estar en la playa y para colmo verle su cara bonita. Dijo más o menos, 
-Me interesa renovar los equipos que ya tengo. Tengo cuatro líneas hace cinco años, y quiero mantener los números y comprar dos equipos nuevos. Soy socia de club personal asique si podés por favor mostrame los equipos que entran en la cantidad de puntos acumulados.
Más normal que eso? No way. Cortito y al pie (?) Era medio incapacitada mental pero eso lo entiende cualquiera. Le indicamos qué tipo de aparato buscábamos y se los señalamos en la revistita. Se queda mirando con el mismo gestito de superación. Comenta que uno de los teléfonos no lo tiene. Genial. Todo bien. Se va a buscar los otros. Nos quedamos mirando la revistita. El vendedor de al lado, llega con dos cajitas de teléfonos y se sienta a mostrárselos al chico que estaba atendiendo. Eran dos de los que le habíamos pedido nosotras, uno de los cuáles era el que 'no tenían'. Gorda pajera. Vuelve. Los abre y ni los prende. Qué fucking parte de 'quiero ver qué tan mierda es lo que pensás venderme antes de comprarlo' es la que no entendió? Who knows. Miramos los que nos da. Uno, divino, genial. Le preguntamos, pero ese que tiene el chico no es el que te pedimos? Y responde. Si.Debe haber sido el último porque no tengo más. Claaaaaro. Y yo soy pelotuda. Una excusa un poco más pedorra no se le podía haber ocurrido. El otro teléfono, era más trucho que el color del pelo del espécimen que estaba del otro lado del escritorio haciéndo como que cumplía su rol de vendedora. Mi hermana le pregunta por otro modelo. La señorita responde, con el mismo aire que un pendejo traga da la respuesta que sus compañeros no saben en clase, que ella no iba a estar yendo y viniendo y perdiendo tiempo por un equipo que no íbamos a comprar.  
WTF?! La primer empresa que conozco que no considera importante dedicar tiempo en vender sus productos. Casi me empiezo a reír. Creo que solamente para no decirle lo que estaba pensando. Una onda,
-A ver, gorda infeliz, sos sorda o tarada, te dije hace dos minutos que vengo a comprar dos teléfonos, no a cagarme de embole y mirar teléfonos desarmados, en este lugar de mierda, atendida por una imbécil. Asique empezá a bajar la celulitis y traeme el puto celular'. No es que tenga algo en contra de las personas con sobrepeso, ni de las personas empleadas, ni de las personas sordas o con celulitis de hecho,  pero, sinceramente, no puedo huir del concepto de 'gorda pelotuda inoperante.' Cuestión. Mi mamá, inevitablemente empieza a cambiar el tono. La 'flaca' le dice que tampoco se lo podía vender como ella quería porque para eso hay que comprarlo por teléfono. Mi mamá se enoja. Mi hermana aguanta la risa. Yo también. Mi mamá le pregunta el nombre y se dirije al mostrador de adelante a pedir el libro de quejas. Escribe un testamento. Salimos del local. Me vuelvo a tropezar con el escaloncito. Si seré idiota. Nos vamos a un agente oficial de por ahí donde un chico con dos dedos de frente nos mostró el teléfono que queríamos ver. Me seguía cagando de calor.  Acompaño a mi hermana a que se compre zapatillas. La boluda estaba en ojotas por lo que le tuve que prestar una media. Sí. Pero no tenían número asique no se probó nada. Las cosas que enseña la vida: si vas a prestar una media, asegurate primero de que realmente la otra persona se va a probar un zapato. Salió del negocio con mi media en la mano, y me la devolvió en el medio de la calle. Patético chabón. Tres pelotudas en pleno centro, maltratadas por una empresa de telefonía, ignoradas por una casa de zapatos, una de ellas con una media en la mano y la otra con una sí y una no. Cualquiera. Un par de mandados más y ya estaba de vuelta en el bondi, que pasaba por la costa a dos por hora para que viera bien lo que me estaba perdiendo. O sea, un hormiguero humano y el mar por allá atrás. Pero es el mar, no importa. Y yo arriba del bondi. Llegamos a casa. Llamamos al número de ventas de personal. Nos atiende una grabación re amable diciendo que para comprar hay que ir al cento de atención al cliente. Colgamos. Llamamos al *111. Pedimos hablar con un representante. Nos atiende una flaca decente que nos explica lo que ya sabíamos y nos deriva a ventas. Nos atiende otra flaca decente. Se corta la comunicación. Mi mamá le había dado como número alternativo en caso de que se cortara, el número de mi celular. Llaman. Hubiera sido genial si no fuera porque el parlante no anda y no se puede hablar. Volvemos a llamar al *111. Nos atiende otra gorda pelotuda. Mi mamá se empieza a pelear con la gorda. Yo, ya resignada, agarro el mp3 que no responde a ninguna corporación y me voy con la perra a la plaza. Llego, y estaba vacía. Genial. Viene una señora con un señor y dos perras. Una de las perras jugaba con su dueño. La otra, peleaba con la mía. Le grito a  Pampa. La señora se va con su mascota. Espero que se vayan y suelto a la perra que en esos cinco minutos ladró como si la estuvieran matando, me pisó, se me tiró arriba y me llenó de pelos. La pelotuda da dos vueltas a la plaza, cruza la calle y se va a la mierda. Qué hermosa compañía son las mascotas. Me paro y la llamo. Se da vuelta, me mira y sigue de largo. Sí, definitivamente reconoce la autoridad. Me respeta muchísimo. Escucho un motor y sí, el mismo que viste y calza, copiloteado por el chabón más estúpido en 5000 km a la redonda. Gracias, gracias por aparecer en éste momento, pedazo de imbécil, histérico, espécimen irredento de homo-muchoruidoypocasnueces, pseudo skater, daddy yankee arrepentido, macho américa de plastilina. Pobrecito. Una vez que no tiene la culpa de nada, llega cuando la cornuda de mi perra me obliga a irme. Fantástico. No podría estar más contenta. Llego a mi casa donde mi mamá ya se rindió y dejó de gritarle a empleados aleatorios de personal. Juntas, como una buena familia, nos metemos en internet a la página de Claro. Llega mi papá. Escucho un relato detallado sobre todo lo que escribí y las amenazas de mi mamá de cambiar de empresa. Es re heavy & re jodida. Ceno una hamburguesa. Miro el techo. Iba a prender la tele, sólo para hacer algo, pero la tele no está. Se rompió y la están arreglando. Llega a volver como el w380 y prendo fuego todo. Me voy a la pieza de mi mamá y prendo su tele. Miro el final de una novela, el principio de una película y antes de cortarme las venas con un cepillo de dientes, apago la tele y me voy a hacer té. Me tomo el té. Me siento en la pc. Nada. Nadie. Mi historial de mozilla del día se basa en todos los recovecos y popups de las páginas de Claro y Personal. Son las putas dos de la mañana y estoy hermosísimamente desvelada. Cómo carajo no voy a estar histérica? Cómo pretenden que no sea desesperadamente ciclotímica y no me mantenga permanentemente ortivada con estos especialistas en arruinarte los nervios? Es decir, no se me ocurre una manera más genial de tener un día bien del orto. Pero BIEN del orto, cuya capacidad de terminarse de una puta vez es equiparable a la de la gorda de personal de atender bien a la gente. Con el agregado de que mañana voy a hacer la misma excursión de hoy a personal pero en claro. Al carajo los planes que podía haber hecho. Y los que tenía para el miércoles también, porque va a llover y quiero creer que además trabajo a la noche.
Qué feliz que soy. Creo que si escucho la canción de mierda esa de montaner en este momento lo cago a tiros, juro que lo recontra cago a tiros.
Necesito una dosis de chocolate, de sol, de Matt Bellamy, y no sé, de lsd que te vuelve feliz y ves duendecitos de colores. 
Pará. Me olvidaba. Dolor de ovarios. De los grosos. Ni el espíritu de un ibuevanol en toda la casa.  
FUCKKKKKKKKKKKKKKKK.

13 de enero de 2011


I don't understand all the figures and facts. It'll spin around till I start panic attacking.
But there's one curve ball that states my soul
Let me live out life and I'll stay control.
Take that away, I'll never get dressed. Money-men milling in Monday morning,
I will go spend or I will raise warning.  
I'm nothing but me and mine, so
Yeah, I've been gone with who knows who, doing God-knows-what, don't turn it up. 
I'll return at any hour. Fuck all your law, fuck your power.
Yeah, I've been gone with who knows who, doing God-knows-what, don't turn it up.
I'll return at any hour. Fuck all your law, fuck your power.

10 de enero de 2011

Traté de encontrar la comparación
y me perdí en la diferencia.
Retorciendo palabras de otros mundos
Escuchando pasos (tuyos) en algún rincón del inconsiente.
Vomitando recuerdos por cada vena,
La sangre se convirtió en un espectro.
Buscando un motivo. Sabiendo que sé.
Entendí al fin que
Un mar no es un océano
Un árbol no es un bosque
Una estrella no es el universo
La distancia no es olvido
El silencio no es ausencia
Ellos no son vos.

6 de enero de 2011

Me olvidé de tus manos
de su roce fortuito
de sus ganas contenidas.
Me olvidé de tus ojos
de los días que pasé en ellos
y de la parte de mí que guardan
junto con aquello que no ven y aquello que ignoran
en su profundo cobijo de noches en vela
Me olvidé del crepúsculo
en el que brillaba el suelo; temblaba el cemento
y se escondía la luna ante tu paso implacable
tras esas nubes que derramaban los gritos de mi espera.
Me olvidé de tu arte
de las calles que me dibujabas en las tardes
cuando el sol ignoraba tu dolor
y el cielo era más un espectro  que una verdad.
Me olvidé de nosotros cuando te fuiste
Se esfumaron las flores de mi garganta
se acallaron los gritos en mi jardín.
Me olvidé de ellos al verte volver otra vez
e intenté a pesar de los años alcanzar tu luz.
Inventé tu silencio y me escondí entre las palabras que no dijiste
que no dije.
Y giré a pesar de mis ojos y te encontré perdido y me encontré sola
Te llamé como llama la tierra a la lluvia,
Y te sentí entre mis brazos como si nunca hubieras estado ahí.
Y me dormí con tu canción.
Pero me olvidé de tus manos.
Me olvidé de tus manos.

5 de enero de 2011


Qué día tirado a la basura. En todo sentido. Parece que el clima, la gente, la televisión, mi garganta, la computadora, y el ferretero se pusieron de acuerdo para cagarme bien la jornada. Qué necesidad? 
Qué necesidad tengo yo de perder a la velocidad de la luz el buen humor que vengo casi forzando, con el esfuerzo que suele ser mantenerlo? 
Qué necesidad tenés vos de decir blanco y hacer verde, azul, naranja? Porque, de última, si fuera negro.. qué sé yo, sería más de lo mismo. Predecible. Aceptable. Tengo un doctorado en resignación.
Entonces, qué hago? Lo mismo de siempre. Me callo. No digo lo que debería, o mejor, lo que querría. Sigo en la mía, y hago como que aquí no ha pasado nada. Es decir, miro cómo sigue en la de él. Pero el nudo en el estómago, lo digiero yo sola.
Me da la sensación de volver a lo mismo, de necesitar horas y horas sin escuchar una voz humana salvo la de Matt Bellamy y no ver caras ni gente ni casas ni autos. 
Y lo mejor de todo es el hecho de sentirme una pelotuda potenciada, porque sé perfectamente por qué no quiero ver nada ni a nadie, ni entrar, ni salir, ni hacer otra cosa que no sea tirarme a aislarme del mundo (porque irme bien a la mierda claramente, no puedo).
Porque otra vez, caigo en la misma de siempre y justamente en el momento en que lo necesito, no hay un alma con la que desahogarme un rato.
Porque otra vez, la única cosa que me motivaba a no tirarme a dormir hasta el viernes a las 11 y media de la noche, hizo exactamente lo opuesto a lo que dijo, lo que era obvio que iba a hacer.
Nunca lo había dicho? También tengo un doctorado en idiotez suprema, gracias a mi tesis "Cómo estar pendiente de un pelotudo y creer que éste va a dejar de serlo mágicamente"
Cheers!

4 de enero de 2011

Hemos perdido aún...

Hemos perdido aún este crepúsculo.
Nadie nos vio esta tarde con las manos unidas
mientras la noche azul caía sobre el mundo.

He visto desde mi ventana
la fiesta del poniente en los cerros lejanos.

A veces como una moneda
se encendía un trozo de sol entre mis manos.

Yo te recordaba con el alma apretada
de esa tristeza que tú me conoces.

Entonces dónde estabas?
Entre qué gentes?
Diciendo qué palabras?
Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejano?

Cayó el libro que siempre se toma en el crepúsculo,
y como un perro herido rodó a mis pies mi capa.

Siempre, siempre te alejas en las tardes
hacia donde el crepúsculo corre borrando estatuas.


-Pablo Neruda.

23X17

Necesidad imperiosa, evidente y totalizante de decir,  todo lo que se revuelve detrás de mis párpados ideas reminiscencias y sensacione...