31 de diciembre de 2010

Farewell 2010.



Última entrada del año :') Ni pienso balancear ningún acontecimiento ni profundizar mis cambios ni nada de toda esa mierda propia de un grupo de autoayuda. Este año estuvo bueno, mejor que otros de hecho y pasaron banda de cosas que no necesitan ser rememoradas en el blog para estar presentes. Asique espero empezar el 2011 con toda la onda con la que estoy terminando el 2010.
Volvamos a lo que éramos y renovémonos, sigamos revolucionándonos. Seámos felices. 

Salud y libertad!




28 de diciembre de 2010


No, no, no lo envía dios. Viene del corte inglés.




Carajo, qué cansada estoy de toda la bosta navideña que te meten hasta adentro del pan dulce. Cuál es la diferencia, cuál es la festividad tan grande? 
Para los que no creen no es más que un acto tradicional de hipocresía. Una excusa para juntarse a comer como si fuera el fin del mundo. Una excusa para salir a escabiar y a fumarse todos los pastos que encuentren.  Para salir a levantar minas. Cualquier cosa.
Para los que sí creen, o es la cosa más desvirtuada del mundo o es una estupidez festejarlo porque 
A) Si sos el católico ejemplar, honrás a tu señor todos los días, no necesitás un día especial en el que además, cumplís con todas las boludeces que te encajaron, léase, arbolito, catering navideño, regalos de navidad a un montón de parientes que no te bancás y que invitaste para cumplir y sentirte más cristiano, osos de coca cola, y todo el marketing navideño creado especialmente para que los boludos se sientan un poco menos boludos. Sin contar el hecho de que siendo un católico ejemplar, también deberían cumplirse un montón de puntos que tienen en cuenta cuándo les conviene. A ver quién es tan caritativo de convidarle de su cena navideña a los chicos de dos barrios más allá, que se cagan de hambre el 24 y los demás 364 días del año.
B) Estás festejando el nacimiento de tu redentor al cual le cagaron la vida, lo trataron como a una mierda, lo censuraron a más no poder, lo persiguieron, lo traicionaron y encima lo colgaron hasta desangrarse. Quién carajo va a querer que festejen su nacimiento si tuvo que vivir todo eso para traer un mensaje de paz en el que todos empezando por sus supuestos fieles, esos que están de las puertas de su iglesia para adentro, esos que él mismo supuestamente sacó a latigazos se cagan en todo todos los días? Cuánta gente hay que le de a toda esta basura publicitaria el valor que realmente tiene en teoría? 
Festejemos que estamos vivos. Festejemos que el sol sigue saliendo. Festejemos que si hay alguno allá arriba, cosa que dudo, no nos hizo cagar a todos considerando lo destructivos e inconscientes que somos y al punto que llegamos. Festejemos los cambios, festejemos el verano, festejemos que empezamos un año más y el cielo sigue siendo celeste y los pájaros siguen cantando y todavía no se derritieron los glaciares. Pero dejemos de festejar estas pelotudeces que contribuyen a la alienación masiva. Y lo digo yo, que no me queda otra y también las termino festejando. Todo mal.

26 de diciembre de 2010

Hagan como que no me importa. Pretendo que todos lo crean. 
Que vean todo lo que parezco y nada de lo que soy. 
Que crean que no me interesa cuando mi mente vuela alto, más alto de lo que ellos jamás podrán siquiera imaginar. Y lejos. Muy.
Que inventen. Que inventen lo que quieran porque la verdad no la pueden ver aunque la tengan enfrente.
Aunque quieran no ven. Aunque crean no ven. Aunque sientan. No ven.
Ahora que sí quiero, ahora que sí creo, ahora que sí siento, ahora que sí veo, los comprendo un poco.
Los veo, los veo creer en cualquier cosa y nutrirse de insignificancias y comprendo pero no entiendo.
Cómo hacen? Cómo no ven las verdades más grandes y viven en los universos más pequeños, conformes y adiestrados? Solos.
Que no vean. No me vean cerca de sus vidas y lejos de sus sueños.
No me vean dentro de mí y lejos de él.
No sepan que mientras respiran, yo vuelo.
No crean que abandono lo que soy para pertenecer. No sientan que estoy vacía.
No opinen que no me importa sólo porque mi verdad es obvia sólo para mí.
No hablen de quién no soy.
Que desaparezcan y que yo siga atada a mí, atada al cielo, atada al futuro.
Que desaparezcan como la distancia desapareció entre nosotros
ésa fracción de segundo en la que todo dejó de importar.
Que se esfumen como el sol se esfuma al atardecer.
Que paren de enorgullecerse de lo que saben, cuando no saben nada.
Que dejen de estar tan seguros de quienes son.
Que dejen de estar tan seguros de quién soy yo.
Que dejen de hablar de mí, de nosotros, de ellos. Que se callen.
Que dejen de pensar que existo. Que dejen de metamorfizarme.
Que entiendan que cuando me miro al espejo, no veo sino lo que los demás hicieron de mí.
Que entiendan que necesito volver a verme.
Que escuchen el silencio y vean detrás de la piel.
Que abran los ojos y miren como me alejo de ellos buscando eso que siguen sin entender.

25 de diciembre de 2010

Soaked.


Soaked to the bone. Sink like a stone.
Walk home alone; it's not the first time, it's not the worst crime, your soul will be okay.

When you've had enough, searching for love. And you miss the touch of someone new.

Burns by dreams. It's never how it seems.
Cold crushed esteem. Take shelter and hide forever; your soul will be okay.

And you've had enough, searching for love. But you miss the touch of someone new.
And I've had enough, searching for love. But I miss the touch of someone new.

Soaked to the bone. Sink like a stone.
I will take you home, it's not the first time, it's not the worst crime.
Our souls will be okay.

23 de diciembre de 2010

Sentís que corrés a ningún lado. Sabiendo que jamás vas a llegar. Sabiendo que no lo sabrías aunque lo hicieras. Sabiendo que querés parar. Sabiendo que eso ya no es posible.
Llegás tarde a ningún lugar. Y creés que aunque sea así va a servir de algo. Y te das cuenta que nadie te espera. Que no estás cambiando nada. Que mejor sería aceptarlo y dejar de tirar el tiempo y entender que tampoco eso es el fin del mundo.
Comprendés que todos podemos vivir con un desencanto, con un desencuentro. Que nada dura para siempre, que todo lo que existe es pasajero, que nadie puede jurar amor eterno; que la mentira y el odio y el dolor son reales. Y eso no es tan malo.
Abrís tu percepción y así como la mentira, el odio y el dolor están en tu vida, empezás a valorar todo lo demás. Que lo tapa, lo supera y le resta importancia. Sentís el olor del sol, y ves el color de su aroma y escuchás el roce de su mano en la tuya.
Olvidás el dolor, el odio y la mentira. Aunque sea por un rato.
Buscás algo invisible. La sola idea del hallazgo te emborracha, te hipnotiza, te empuja aunque los pulmones estén al borde del colapso y ya no resista el corazón. Seguís, detrás de tu objetivo imaginario. Y no podés responder la más básica pregunta sobre él. No sabés. No sabés nada.
Vivís una vida que no te pertenece. Ni querés que te pertenezca. Ni podría pertenecerte.
Creés en un imposible. No importa lo que digan, no importa lo que pienses, no importa la razón ni el sentido común.
Creés en algo que no tiene sentido ni razón de ser ni te beneficia ni te perjudica porque no existe. Pero no lo podés evitar, y tampoco querés evitarlo. Y sos importante, porque sos capaz de aferrarte a eso más allá de todo. -Creés? -Sí.
Y cuando querés.
Cuando volás.
Cuando soñás.
Cuando despertás.
Cuando recordás.
Cuando olvidás.
Todo el tiempo. El que viviste. El que ganaste. El que perdiste.
Todo espacio. Todo vacío.
Tu memoria.
Tu silencio.
Y yo
Desaparecemos.


21 de diciembre de 2010

El sol iluminando cada parte de todo.
El cielo pasando por cada tonalidad del celeste.
Las nubes ocasionales cruzando el infinito y el más allá.
El agua cayendo de vez en cuando de arriba,
barriendo el agobio del cemento.
El olor a tierra mojada y los atardeceres rosados.
El horizonte, cada vez más cercano
y los confines del mundo, devolviéndote la mirada.
El sonido de las olas.
Tu sombra y mi sombra.
El olor del viento.
El calor, el pasto, y el aire.
Y la luna, clara, al alcance de la mano.
Y las estrellas mirándonos.
Y la noche, y el día, y todo lo del medio.
Y nada más. Ni nada menos.


Verano, gracias por llegar. Tardaste mucho. No te vayas NUNCA.

19 de diciembre de 2010

No necesito una tarde de verano tirada en mi habitación
mirando una película y comiendo como si fuese invierno.
No necesito una caminata en soledad para aclarar mis ideas y seguir sobrecalentando
mi cerebro como si no lo hubiera hecho antes.
No necesito hacer catarsis ni escribir sinsentidos ni sentirme una cursi drama-adicta irredenta para saber
que en el fondo realmente no lo soy. O sí.
No necesito el silencio para estar en paz.
No necesito el mar para saber qué es la libertad.
No necesito el cielo para ver las estrellas.
No necesito nubes para que haya una tormenta en mí.
No necesito llorar para limpiar tu ausencia.
No necesito recordarte para detener mis latidos.
No necesito que nadie me diga lo que tengo que hacer para saber si quiero o no hacerlo.
No necesito olvidarte para estar en paz.
No necesito creer en nada para levantarme todos los días.
No necesito causas para afrontar las consecuencias.
No necesito que mi pelo sea lacio para que el sentido de mi vida no se desmorone.
No necesito mirarme al espejo para saber quién soy.
No necesito acordarme de ningún momento para que mi memoria haga implosión.
No necesito a nadie para sentirme bien.
No necesito canciones para expresar lo que me pasa.
No necesito ruido para tapar mi consciencia.
No necesito nada de lo que me hace falta.
Hoy no.

So. Pretend you mean what you say. Feel freedom through your veins. Let your blood boil. Run away. Smoke your ass out. And shut the fuck up.


Black and White Page Graphics


18 de diciembre de 2010

Map of your head

I'm sick of feeling my soul to people who'll never know
Just how purposeless and empty they've grown
Because the language confuses like computers refuse to understand how I'm feeling today
I'm freezing and losing my way.
I don't need another map of your head
I am freezing and losing my way
I don't need another map of your head
I saw a liquid control that gives life to a soul
I hit my head on it and woke up to know
That I was all alone, wearing just socks and a phone
Someone screaming like their world might explode
Yeah I'm freezing and losing my way
I don't need another map of your head
I'm freezing and losing my way
I don't want another map of your head
Freezing and losing my way
I don't want another map of your head
I'm freezing and losing my way
I don't need another map of your head

Yeah

17 de diciembre de 2010

Resignarme
a no encontrar tu sombra en otra imagen
ni ver tu mirada en otros ojos
ni oír tu voz en otros vientos
ni respirar tu aliento en otra boca
ni sentirme entera en otros brazos.

Entenderte
Entender tus porqués
Entender tus motivos
Entender tus silencios
Entender tus ausencias.

Aceptar
Aceptar tus porqués.
Aceptar tus motivos.
Aceptar tus silencios.
Aceptar tus ausencias.
Aceptarte.

Y quizás saber
Que jamás voy a encontrarte ahí donde no estés
Que jamás voy a creer que sólo fuiste un espejismo
Que jamás va a volver el pasado
Que un remanso de paz fue suficiente aunque no me alcance
Que me diste lo que necesitaba y es más de lo que puedo pedir
Que jamás voy a encontrar nada que se te asemeje.
Aunque lo busque.

14 de diciembre de 2010

Senseless.

Pensé en el hecho del transcurso de cada segundo.
Cómo nos acerca al tan temido fin.
Temido por algunos. Fin de lo que conocemos. Fin de la realidad.
Cómo nos lleva irrevocablemente, atados a un mismo destino
Aunque cada uno elija la manera de llegar.
O sea
Metafóricamente, podría convertir mi vida en poesía
y pasar la vida creyendo que estamos muriendo juntos. Teatralmente.
O puedo ser racional y aceptar
Que mientras me muero, vivo sin vos.

Aceptarlo no es dificil. Pero confrontarlo.
Me siento morir cuando no me reconozco. No porque vaya a pasar del polvo a las cenizas y de las cenizas al polvo. No porque me crea capaz de resurgir más allá de la destrucción.
Morir pero no dejando de vivir. Sino dejando de ser quien soy. Que es peor.
Desconocer.
Desconocer toda causa y todo efecto, desconocer todo por qué.
Desconocer mi cara. Desconocer mi pelo. Desconocer mis ojos, mi nariz, mi sonrisa. Desconocer mi voz y mis manos y tu mirada oscura que era parte de mí.
Desconocer mi humor. Desconocer que me gusta hacer y qué no. Desconocer qué quiero y qué no, a quién quiero y a quien no.
Desconocerme.
Deconocerte.
Me conocía con vos. Por vos. A través de vos. Me conocía en mí, en nosotros. Yo era yo porque sabía que te quería. Porque sabía que estabas. Cerca. Lejos. Estabas. Ahora no te siento. No te veo. No te encuentro. No te busco. No te oigo. No te conozco.
No sé quién soy yo si no sos parte de mí. No estás. De todo lo que existía, no hay nada.
 Y vivo. Y recuerdo. Y pienso. Y siento. Y no le veo el sentido. Y vuelvo a empezar. Y vuelvo a sentirme morir.
Y es un día más que desconozco.
Y es un día menos para que aparezcas.
Un día más para perder los sentidos.
Un día menos  para entender.
Un día más que pasa sin importar.
Un día menos para decidir.
Un día más para extrañar eso que olvido.
Un día menos para volver a recordarlo.
Un día más para ver como el reloj avanza irrevocablemente.
Un día menos para valorar el día que pasó.
Un día más para recordar que ya me queda un día menos para todo.

Una muerte vacía es el precio a pagar por una vida llena de nada.

02VIII17

Lo que no se pierde ni se encuentra habita siempre en su lugar Incluso cuando es ignorado, incluso cuando es malentendido. Hemos unido lo...